PORTADA

NOTICIAS

EMA-RTV

ASOCIADOS

OLA RADIO

OLA TV

LEGISLACIÓN

CONTACTO

PARRILLA 2015

El Salvador

La Comunicación es un instrumento básico en el Desarrollo de las sociedades al reforzar la identidad de los pueblos y su cultura, difundir conocimientos y valores; la comunicación permite la expresión, la educación, la salud pública y la libertad.

Proyectos:

1. ARPAS: La red de Radios y Programas Participativos con más implantación en Centroamérica, desde El Salvador. 2001-02

2. Radio Izcanal: un referente para la comunidad de Nueva Granada. 2001-03

3.  El MUPI, palabra e imagen para la memoria colectiva. 2002-04

4. El MUPI, Mirar la Palabra, oír las Imágenes, leer la Memoria. 2003-04

5. Radio Rais, la voz de la cultura ancestral salvadoreña. 2004-05

6. Libros para una cultura de Paz. 2005-11

7. Dos cortos animados para rescatar la obra de Salaurre. 2006-07

8. Sensibilización de la población escolar sobre consecuencias de la inmigración. 2010-11

9. Prensa Libre: voces escritas para fortalecer la democracia en El Salvador. 2009-11

10. Mujeres y jóvenes impulsan pocesos comunicativos para contribuir al desarrollo local. 2011-13

11. Mujeres previenen la violencia y comunican una cultura de paz en Guazapa. 2012-13

—————————————————————————————————————————————————————————–

1. ARPAS: La red de Radios y Programas Participativos con más implantación en Centroamérica, desde El Salvador. 2001-02

 

“Incluso después de la firma de los Acuerdos de Paz, el panorama de los medios de información en El Salvador permanece igual que antes: los medios de información están en manos de unos pocos. La sociedad civil no participa en el debate público sobre el desarrollo o las políticas. La legislación es injusta, antidemocrática e incoherente; solamente garantiza formas arbitrarias de otorgar concesiones a los sectores privados que se benefician del favoritismo oficial”.

“Si no existiera en El Salvador una institución como ARPAS, está claro que las emisoras de radio participativas tendrían muchas más dificultades para sobrevivir en este contexto”.

Ni la peor pesadilla puede acabar con la radio y así lo ha demostrado la red ARPAS y las 19 emisoras que la integran, después de sufrir las consecuencias de dos de los peores terremotos de la historia reciente que han azotado al continente sudamericano, en 2001.

Redes hermanas desde hacía años por la relación entablada en sucesivos encuentros formativos y congresos de AMARC América Latina y Caribe, los lazos entre EMA-RTV y ARPAS se atan con la puesta en marcha del proyecto de radio itinerante y se fortalecen tras los desastres naturales que arrasaron el país.

En ese momento, la red ARPAS tenía siete años de historia, después de haber nacido de la iniciativa de diez emisoras de radio en distintos puntos del país, con el objetivo de aunar los esfuerzos que estaban desarrollando los medios alternativos para convertirse en una plataforma de expresión de la ciudadanía, inmersa en una necesaria etapa de estabilidad pacífica y profundización de los valores democráticos. Con esos objetivos, la red ARPAS adquiere un valor impredecible en 2001, cuando se convierte en uno de los pocos medios que pudo atender las necesidades informativas y emitir mensajes preventivos dirigidos a la población que estaba siendo víctima de los dos terremotos que se sucedieron en los meses de enero y febrero.

Las infraestructuras que sobrevivieron fueron clave para que la ciudadanía conociera las incidencias de dos sismos que afectaron a lugares distintos del país y que se cebaron con el centro del país. Se calcula que casi 1200.000 personas fallecieron a consecuencia de los terremotos, más de ocho mil resultaron heridas, se perdieron 41.000 negocios, 55.000 empleos, quedaron destruidos 23 hospitales del país. Según el informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), las pérdidas totales fueron cercanos a los dos millones de dólares, el 13% del Producto Interno Bruto de todo el país en el año 2000. El Informe de Desarrollo Humano de El Salvador 2001 calculó que más de 250.000 salvadoreños cayeron en la extrema pobreza a causa de la tragedia.

La experiencia de colaboración con EMA-RTV ya había comenzado con la dotación de un equipo de radio itinerante que recorría el país ofreciendo capacitación a las comunidades. Pero en ese momento, la red ARPAS se enfrentaba a dos retos: reconstruir su propia infraestructura y explorar todas las líneas que las radios socias permitían activar para atender a las demandas formativas, informativas y de servicio público de un país hundido en lo económico y en lo emocional. En el camino EMA-RTV se convierte en aliado del proceso de reconstrucción, mediante el diseño de un programa específico para el desarrollo de la zona y la propia red ARPAS, desde la cooperación andaluza.

En sus fundamentos la Red de Radios y Programas participativos nace con el objetivo concreto de articular un medio alternativo a los comerciales, con una filosofía vertebrada por la idea de democratizar el país y para ello, la palabra. La participación de la ciudadanía, entidades locales e instituciones, han contribuido a convertirla en una plataforma comunicativa al margen de los intereses económicos, de corte participativo y contenido comunitario. Buscar un lugar para el discurso de la paz y tejerlo en la trama social mediante propuestas de diálogo e intercambio cultural, han sido su rasgo diferencial respecto a otras ofertas comunicativas unidireccionales, etnocentristas y uniformadoras.

Desde el punto de vista geográfico la configuración de una red de comunicación alternativa adquiere sentido en un país de enorme diversidad, en un territorio que conforma el país más pequeño de Centroamérica y que posee fronteras con Guatemala, Honduras y Nicaragua; un litoral de 300 kilómetros, llanuras interrumpidas por la rama de la cordillera de los Andes que atraviesa Centroamérica y el resto del país, una meseta sumamente montañosa, cortada por las depresiones de numerosos lagos y ríos que culminan en sierra.

En el plano político, ARPAS nace sólo dos años después de la firma de los Acuerdos de Paz, que supusieron el principio del fin de la represión impune contra cualquiera que, en ocasiones bajo un criterio arbitrario, fuera considerado una “amenaza” para las oligarquías poderosas. Desde finales de los 80, los llamados Escuadrones de la muerte vinculados con las estructuras militares, actúan con impunidad recrudeciendo la violación de los derechos humanos. El ejército controla la vida pública y responde con disparos ante las manifestaciones populares, con arrestos y desapariciones forzosas. El estado de excepción permanece hasta 1990 y solo a partir de los Acuerdos de Paz con el FMLN, el gobierno se compromete a asumir derechos fundamentales: el respeto a la vida, integridad, seguridad y libertad de toda la población civil.

Este relato es una breve reseña del contexto en el que nace la Red de Comunicación alternativa y comunitaria ARPAS, formada por colectivos ciudadanos, independientes y democratizadores de la palabra prohibida hasta solo dos años antes. El convencimiento en el poder de la palabra y el diálogo se manifiesta desde el comienzo con la incorporación de diez emisoras y la definición inmediata de sus objetivos: dar la palabra para conquistar el espacio de la ciudadanía y reconstruir un país de heridas profundas para fundar una nueva cultura de paz, entre todos y todas.

Quizás no tanto el temor, como la práctica de participación perdida por una historia de represiones, convertía en la primera propuesta de trabajo con EMA-RTV, la dotación de equipamiento y recursos humanos suficientes para llevar la radio por todo el país, recorriendo las zonas más aisladas y excluidas socialmente, con el objetivo de facilitar a la ciudadanía capacitación en radio y abrirles de nuevo la ventana de la comunicación como una vía de expresión colectiva, imposible sin la amenaza de la violencia vivida hasta pocos años antes. Así nace la Radio Itinerante.

“Les damos la bienvenida a una nueva experiencia en la historia de la comunicación participativa en el istmo. Justamente a 180 años de la declaración de independencia de las Provincias Unidas de Centroamérica y con el ánimo de promover la unidad, la cooperación y el espíritu centroamericanista, les animamos a sumarse a este sueño de hacer radio sin fronteras y a sumar lo propio de cada país para unir Centroamérica a través de la radio participativa y ciudadana.”

Estas palabras de la invitación realizada desde ARPAS a las coordinadoras y radios de Centroamérica reflejan la ilusión con la que los promotores de la iniciativa presentaban una actividad que suponía un hito histórico; un proyecto de radio comunicativa continental, que situaba a la ciudadanía en el objetivo y el centro de las actividades, echaba a andar con una triple vertiente de difusión informativa, fortalecimiento de los lazos de relación entre redes y radios y de formación para la incorporación de la ciudadanía a la producción de espacios y mensajes radiofónicos.

En 30 días desde el inicio del proyecto, se habían adquirido el vehículo, el equipamiento de radio y todo lo necesario para poner en marcha la ruta, primero en El Salvador. Durante tres meses, la radio recorrió el país abordando en cada destino contenidos que eran prioritarios y se habían diseñado de acuerdo a las necesidades de cada destino. Con este criterio y después de unas primeras sesiones de capacitación y visualización del proyecto para presentarlo a la ciudadanía, la Radio Itinerante se trasladó durante una semana a la Universidad centroamericana para transmitir en directo la conmemoración de la ofensiva sobre El Salvador, el asesinato de seis personas, entre las que se encontraban los responsables de una institución que se había convertido en punto neurálgico de la vida intelectual centroamericana, comprometida y crítica con la vulneración de los derechos humanos y las causas de la violencia extrema ejercida por el Gobierno y sus instrumentos represivos.

En Ciudad Victoria se combinan las emisiones de tres radios de ARPAS con la radio itinerante, para retransmitir las fiestas patronales. En Jiquilisco, la programación se centra en la prevención de desastres, en Santiago Texacuangos las ondas se preocupan por el enfoque indígena y en el Departamento de Morazán, de nuevo la conmemoración de una masacre, la del Mozote en 1932, devuelve la memoria a la gente.

Pese a los terremotos de 2001, el proyecto de Radio Itinerante tuvo tiempo de recorrer y hacer participes de la radio a cientos de salvadoreños y salvadoreñas, que reestrenaban gracias a la red de Radios y Programas Participativos, una nueva conciencia colectiva de participación social y protagonismo fundamental en la construcción de esa nueva sociedad de principios democráticos, por descubrir y profundizar.

En 2002, la Procuraduría para los Derechos Humanos en El Salvador otorga a la red ARPAS el Premio anual Derechos Humanos, por contribución a una comunicación democrática, con espacios participativos y la difusión de información objetiva y veraz, abierta a todos los sectores sociales.

El camino emprendido por la Radio Itinerante se vio afectado en los objetivos que se preveían para el futuro inmediato por los dos terremotos que en enero y febrero de 2001 arrasaron el país, provocaron más de un millón de víctimas mortales y cientos de miles afectados por desplazamientos, pérdida de empleos, familia, comercios e incluso por la pérdida en ocasiones, de comunidades enteras. La radio también se vio mermada, pero supo responder de inmediato a las necesidades de la población. Demandas informativas que en ocasiones eran tan sencillas y fundamentales como dar indicaciones a la ciudadanía de lugares seguros y zonas a las que acudir para recibir ayuda, poner en contacto a familiares y emitir consejos preventivos dirigidos a la audiencia. Un año después, EMA-RTV se sumaba al programa de ayuda de emergencia al país, mediante la puesta en marcha de proyectos de cooperación para la reconstrucción de infraestructuras básicas de radio.

El periodo de recuperación de las emisoras de ARPAS y su reconstrucción hasta dejarla en condiciones óptimas de producción y emisión, fue el revulsivo de la red para proponerse poco tiempo después, unir las ondas para que no solo los objetivos, también los programas pudieran ser compartidos. Con una filosofía de programación similar a la de la Onda Local de Andalucía, ARPAS consolida su implantación en el continente con la puesta en marcha de la Onda Local Salvadoreña, una red satelital que diera consistencia a un discurso informativo nuevo y compartido entre las radios alternativas y que solo unos años antes, era inimaginable.

Subir a Índice de Proyectos

————————————————————————————-

2. Radio Izcanal: un referente para la comunidad de Nueva Granada. 2001-03

La Asociación Izcanal desarrolla desde 1999 proyectos para la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. La construcción de viviendas, la cultura, la formación y entre ellos, en especial la radio, se plantean como un trabajo colectivo que se irradia a buena parte del departamento de Usulután, por su población cercana a los 500.000 habitantes, la cuarta ciudad más grande del país.

La formación y la capacitación, el debate sobre las decisiones que afectan a la comunidad y la dinamización social, son objetivos tan relevantes como el resto de demandas básicas del colectivo. Superada la crisis de los terremotos de 2001, Radio Izcanal se propone aportar un elemento más a su catálogo de iniciativas, comenzando a producir audiovisuales que podrán emitirse en una futura Televisión Izcanal, el próximo reto de la Asociación.

Radio Izcanal es hoy una de las emisoras referenciales de la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador, ARPAS y al margen de su tarea como medio de comunicación comunitario, mantiene abierto a la ciudadanía un Centro de Formación Radiofónica.

En un país que quiere superar por todos los medios las consecuencias de la guerra, la radio es un símbolo de su esperanza y su firmeza para impedir pasos hacia atrás. En cierto modo es la filosofía de su propio nombre: derivada del idioma nahua, Izcanal o Ixcanal es la palabra que designa a una planta de grandes espinas. Ix- significa “leopardo” y “lugar sagrado”, -canal significa “la energía que penetra dentro de la tierra”.

Todos esos significados se identifican con un proyecto enérgico, unido de manera inseparable a la tierra, la cultura y la fuerza de los pobladores con profundas raíces en la tradición que convive con el impulso y la inquietud por el progreso colectivo.

La idea de Radio Izcanal nace de un grupo de exiliados, refugiados en Honduras y retornados al país entre 1990 y 1992, cuando se firman los Acuerdos de Paz. Aunque la idea inicial fue montar una radio, comenzaron por actividades sencillas para la comunidad que atrajeran su atención y animaran la relación comunitaria y la participación. Entre tanto, se formaban en áreas de suma importancia en ese contexto: salud y educación. Los primeros intentos de radio se pusieron en marcha en Nuevo Guaicho donde los refugiados habían recibido tierras a su retorno. Poco tiempo duró este emplazamiento porque el cercano municipio de Nueva Granada invitó a los promotores a que trasladaran allí sus instalaciones. En 1999, Radio Izcanal ya poseía una antena y un transmisor de más calidad y comenzaba a realizar las emisiones con ordenadores que les permitían realizar grabaciones y ordenar la programación.

Uno de los triunfos de Radio Izcanal, después de pasar por muchas etapas y emplazamientos, es haberse creado de la iniciativa y apoyo comunitarios, pero haber sabido crecer de forma paulatina, sin despegarse de la ciudadanía hasta ser la radio de más repercusión en el departamento de Usulután. Su capacidad integradora le ha permitido representar a los herederos de aquella guerra tanto como a las poblaciones rurales y urbanas. A pesar de que El Salvador no posee una población maya muy numerosa, la radio mantiene rasgos indigenistas que la hacen permanecer fiel a la reclamación de la riqueza y cultura de estos pueblos. Mantener la estructura les ha hecho incorporar la publicidad como fuente de financiación, pero Radio Izcanal ha tenido apoyos determinantes de la cooperación internacional para dar algunos de los pasos más decisivos de su evolución. Junto a ello, continúa siendo una emisora abierta a toda la población de Usulután.

La vinculación de EMA-RTV con la Asociación Izcanal tiene muchas líneas de conexión. Los objetivos son compartidos, la experiencia parte de la iniciativa local y amplía su área de cobertura a todo un departamento con la diversidad y la demanda variada de contenidos que implica; el grado de consolidación del proyecto y la estrategia de crecimiento sostenido que ha mantenido, ofrecían garantías suficientes para iniciar una línea de trabajo conjunta. A todo ello se sumaba otro elemento de cercanía: la vinculación de su director José Luís Gavira con Andalucía. Nacido en Los Barrios, en la provincia de Cádiz, José Luís lleva más de 20 años en El Salvador y ha dirigido el proyecto de Radio Izcanal en sus últimas etapas.

Con un equipo técnico profesionalizado, la Asociación Izcanal ha generado el apoyo necesario para asegurar la posibilidad de que la ciudadanía participe de la Radio, mediante la creación de un Centro de formación permanente, que surte continuamente de nuevos profesionales a la radio y atrae de manera especial a la población joven.

Como en el resto de ámbitos del país, los terremotos de 2001 causan serios daños en la infraestructura básica de emisión, interrumpiendo la programación de la radio. Para reparar el equipamiento y adquirir nuevos equipos para sustituir lo perdido, EMA-RTV movilizó fondos de la cooperación andaluza que permitieron a Radio Izcanal restituir su programación y continuar avanzando en los objetivos que se había propuesto. Es natural el paso a la producción de contenidos audiovisuales en la evolución de proyectos consolidados como el de Radio Izcanal, que ahora se propone la creación de una televisión comunitaria en un contexto de alto compromiso de participación de la ciudadanía con sus medios.

Subir a Índice de Proyectos

————————————————————————————

3. El MUPI, Palabra e Imagen para la memoria colectiva. 2002-04

“Un gallo canta, abrís los ojos, me baña la ternura de tu mirada. Sobre la almohada tu cabello dibuja tentaculares colochitos. Busco tus labios como un ciego, tus manos se pierden en mi pelo alborotado, nos exploramos y descubrimos con el deslumbramiento de la primera vez, solo que ahora tenemos ganas de llorar, conscientes de que ésta es nuestra última madrugada de amor compartido porque la guerra está por comenzar. Un vehículo se detiene frente a la casa. –En la mesa está el archivo fotográfico, por si no vuelvo. –¡Cuídate mucho! Los matices de tu voz se quedan sembrados como un eco”.

“Rumbo a San Salvador un grupo de mujeres llora frente al cadáver de un joven con los brazos casi arrancados por las torturas. Estamos entusiasmados con la radio. Monseñor Romero era la última voz de denuncia. Nos urge la radio para que cubra toda la información. Por todas partes hay poblaciones con posiciones del ejército. El pueblo será para la radio lo que la montaña es para la guerrilla: su cobertura y su protección”. (1)

La guerra civil de los años 80 en El Salvador es el principio del fin de una historia de represión dictatorial en una sociedad de amplia composición indígena y campesina, hasta la masacre de 1932, que atacó directamente al corazón de una población activa en el plano político y eminentemente rural. Las cifras de muertes siempre son injustas, los números no tienen cara, pero varias generaciones murieron sentenciados por unos y otros verdugos. El silencio llegó al campo y la guerra terminó de enterrar las huellas de una época de luchas sociales defendidas desde esa Radio Venceremos de la que habla en La terquedad del izote, el que fue su director.

El silencio no logró cubrir de olvido aquellas historias de muerte y dolor, de familias separadas, de amores apartados en algún lugar. Las cicatrices se cierran con dolor, pero también se curan recuperando para los sobrevivientes y las generaciones futuras el relato paralelo de quienes siguieron luchando y hoy pueden testimoniar por los que murieron.

El Museo de la Palabra y la Imagen es la oportunidad de volver sobre los pasos del recuerdo, para recuperar la historia de una guerra que permanecía hasta entonces calladamente presente en los recuerdos de sus víctimas y protagonistas. Callar para olvidar, callar para no sufrir, callar quizás por miedo, por negar una historia… se ha convertido en reencuentro, en dignidad, en reconstrucción, en memoria viva y emblema de la lucha social, para las generaciones futuras.

Subir a Índice de Proyectos

————————————————————————————–

4. El MUPI, Mirar la Palabra, oír las Imágenes, leer la Memoria. 2003-04

Con el deseo de recuperar las palabras y las imágenes ocultadas, nace un Museo itinerante para enseñar a la gente del país, su propia historia. Para devolverle la imagen de su propia dignidad como pueblo y la historia de generaciones aún vivas de su historia reciente.
Después de haber dirigido el proyecto de Radio Venceremos, Carlos Henríquez Consalvi recorre el mundo mostrando en el MUPI las imágenes de la victoria colectiva del pueblo salvadoreño.

Los fondos que posee el Museo de la Palabra y la Imagen, en un país sin Museos ni estudios universitarios de historia, lo han convertido en el archivo histórico más importante del país. El trabajo de EMA-RTV se ha centrado en una intensa colaboración para la dotación de infraestructuras y equipamiento que le han permitido disponer de un vehículo habilitado para el desplazamiento del fondo documental itinerante, medios técnicos para la grabación y edición de audiovisuales de carácter histórico, cañones de proyección y material accesorio para las salas de exposición.

Junto a ello, los gestores de los fondos documentales se han capacitado en la creación y uso de Mediatecas, en paralelo con la creación de un Centro de Producción y Preservación Audiovisual para la elaboración y divulgación de audiovisuales de producción propia.

De nuevo la historia es protagonista de uno de los trabajos emblemáticos del Centro; en el documental “1932: Cicatriz de la Memoria”, ancian@s poblador@s reconstruyen el recuerdo de una masacre que acabó con toda una generación de niños y jóvenes en una comunidad campesina salvadoreña, que se quedó convertida en una sociedad de viudas dolientes.

En la actualidad, el MUPI trabaja en una nueva línea de creación, que irá destinado a la producción de una serie de animación destinada a la defensa de los Derechos de la Infancia.

En la línea editorial, se ha reeditado el libro La Terquedad del Izote, escrito por el ahora director del MUPI, durante la guerra director de la Radio Venceremos núcleo activo de la insurgencia durante el conflicto. Pero éste es el primero de una serie de “Libros para una Cultura de Paz”, el nuevo proyecto de la entidad, para la publicación de materiales divulgativos del conocimiento, el pensamiento y la libertad de expresión esenciales para la consolidación de principios democráticos en el país.

Subir a Índice de Proyectos

————————————————————————————————————————————————————

5. Radio Rais, la voz de la cultura ancestral salvadoreña. 2004-05

Después de la firma de los acuerdos de paz en 1992 y con el ruido de las armas alejándose, las secuelas y consecuencias del conflicto civil se hicieron evidentes en la vida de los salvadoreños. Que sea en lo social, en lo cultural o en lo moral, la identidad salvadoreña sufrió un grave deterioro durante el conflicto y se ve todavía muy lesionada. En este contexto, el proyecto Radio RAIS, viene encaminado hacia un fortalecimiento de la participación ciudadana desde lo local, propiciando una voz para la identidad cultural salvadoreña en general y la cultura Nahua en concreto

Los nahuas son un grupo de pueblos de origen prehispánico procedente de América Central y presente en el Salvador. En el último medio siglo, su cultura como su lengua, el náhuatl, han ido desapareciendo, hecho agravado por la guerra civil que sacudo el país en la década de los 80.

Asimismo, el proyecto Radio RAIS manifestándose en las áreas del rescate de la cultura nahua, de su cosmovisión, de su relación simbiótica con el medio ambiente, pretende generar un espacio de reflexión y de acción mediante la recuperación de la memoria histórica nahua y el fortalecimiento ciudadano, a través la implementación de un medio de comunicación radiofónico comunitario nahua en la localidad de Santiago de Texacuangos.

Fruto de una estrecha coordinación entre EMA-RTV y el Instituto para el Rescate Ancestral Indígena Salvadoreño (RAIS), el proyecto proporcionó la infraestructura técnica necesaria para el montaje de la radio, y para la producción de contenidos de servicio público y de utilidad social. Los programas, elaborados por los residentes de la comunidad de Texacuangos, vienen resaltando aquellos valores y elementos inherentes a la cultura autóctona y normas consuetudinarias. Asimismo, este medio de comunicación se convierte poco a poco en el medio de difusión del “modus vivendi” de las comunidades nahuas de la zona, fortaleciendo su propia identidad, sus propias raíces, y a la vez, rescatando una cultura milenaria que estaba desapareciendo.

Subir a Índice de Proyectos

——————————————————————————————

6. Libros para una cultura de Paz. 2005-11

El Salvador se encuentra en una fase de posguerra, avanzando hacia la democratización de sus instituciones y consolidando una cultura de paz y tolerancia, para lo cual es imprescindible el fortalecimiento de sus raíces culturales y memoria histórica. En este contexto, una de las prioridades sociales en la construcción de una cultura de paz es el rescate y la proyección de su cultura e historia. La Fundación de la Palabra y la Imagen (MUPI) ha dado los primeros pasos para establecer una línea de publicaciones que contribuya a la fijación de la memoria histórica, avanzando en los conceptos esenciales que conforman una sociedad más humana y equitativa.

A través del proyecto “Libros para una cultura de paz”, la Fundación de la Palabra y la Imagen diseñará y publicará un cuarto numero de “Trasmallo”, revista cuya visión se resume con un simple enunciado: democratizar la lectura en El Salvador y fomentar la investigación para ofrecerla a la ciudadanía en su labor de fijación de la memoria histórica.

El impacto de la editorial se concentrará en grandes sectores de la población rural y urbana de El Salvador, en particular la población juvenil, y otros sectores que históricamente han estado excluidos de las políticas culturales. La revista Trasmallo, sobre identidad, memoria histórica y derechos humanos, desde su aparición hace un año, va dirigida fundamentalmente a estudiantes. Los jóvenes han sido el público más receptivo y el más numeroso. El MUPI sostiene que, después de una guerra que fragmentó a la sociedad y en momentos en que se habla de diseñar la nueva nación, es fundamental el esfuerzo por la fijación del sentido de pertenencia. Esto es particularmente cierto en relación al sector juvenil de El Salvador, influenciado por fenómenos importados, como son las “maras” o pandillas, cuyos gérmenes se encuentran en los barrios marginales y pobres de las áreas industriales de los Estados Unidos.

Subir a Índice de Proyectos

—————————————————————————————-

7. Dos cortos animados para rescatar la obra de Salaurre. 2006-07

Con este proyecto, el Museo de la Palabra y la Imagen pudo iniciar la realización de dos cortos animados basados en la obra de Salarrué, una de las figuras centrales de la literatura salvadoreña, con el fin de que las niñas y niños conozcan una de las obras mas reconocidas de este artista, y a la vez, que esto fomente la iniciativa de leer y estudiar su obra literaria, una de la más representativa del país.

Para llevar a cabo este proyecto se contrató el personal técnico adecuado y se adquirió el equipo necesario para la digitalización de los dibujos, logrando que se produzcan 2 cortos titulados: “El cuento de lo que quiero y no quiero” y “El cuento de la primera comunión de Mencheditas Copalchines”. Estos se han presentado en varias instituciones así como a los visitantes que acuden al Museo y han tenido una gran aceptación, no sólo por parte del público infantil sino de grupos de diversas edades.

Además, se realizo la entrega a escuelas, Casas de la Cultura y bibliotecas públicas del país de un DVD con los dos cortos animados para que los docentes y promotores culturales puedan utilizarlo en la asignatura de Lenguaje y Literatura, así como material de referencia sobre la obra de Salarrué.

Subir a Índice de Proyectos

———————————————————————————————————————————–

8. Sensibilización de la población escolar sobre consecuencias de la inmigración. 2010-11

El Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) con apoyo de  la Diputación de Málaga impulsó la realización de una campaña informativa y de sensibilización sobre las problemáticas generadas a raíz del fenómeno de la migración en la sociedad salvadoreña, enfocándose en las comunidades que presentan un índice elevado de migrantes. Fue dirigida a estudiantes de educación básica y media, así como a docentes y promotores comunitarios.

Como instrumentos de la campaña se crearon tres productos que abordaron las consecuencias de la migración: edición de un libro, un corto animado y una exposición itinerante que presentó la experiencia y los peligros de la migración clandestina, las consecuencias socioculturales que tiene para la población que permanece en el país y planteó la necesidad de construir en niños, niñas y adolescentes el concepto del “sueño salvadoreño”, como contraposición al sueño de migrar clandestinamente.

Subir a Índice de Proyectos

——————————————————————————————————————————-

9. Prensa Libre: voces escritas para fortalecer la democracia en El Salvador. 2009-11

El objetivo central de este proyecto fue poner a disposición de la ciudadanía y de las organizaciones de la sociedad civil, un instrumento mediático impreso para canalizar su aporte a la solución de los problemas centrales de la nación. La Fundación Comunicándonos buscó la edición y distribución de un medio escrito semanal, masivo y sostenible, para contribuir a una mayor y mejor información sobre los acontecimientos nacionales e internacionales generando una opinión pública más crítica y objetiva de la realidad: VOCES.

Esta intervención, financiada por la Agencia Española de Cooepración Internacional para el Desarrollo contribuyó a visibilizar la necesidad de democratizar el mapa de medios de comunicación social. VOCES investiga y difunde las causas y problemas estructurales del país y por último facilita que las autoridades locales y centrales conozcan la problemática planteada por los sectores populares.

El periódico tuvo un diseño moderno, a todo color, con 24 páginas. La circulación fue de 50.000 ejemplares semanales con una cobertura de más de 3 millones de personas (50% de la población total del país). El Semanario formó parte de un sistema de comunicación democrática, que incluyó radio, televisión e Internet (www.voces.org.sv). El aporte inicial de la cooperación internacional fue clave para su arranque ya que se enfrentó a una fuerte resistencia de los oligopolios mediáticos del país.

Subir a Índice de Proyectos

————————————————————————————————————————————————

10. Mujeres y jóvenes impulsan pocesos comunicativos para contribuir al desarrollo local. 2011-13

Esta iniciativa salvadoreña busca contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población más desprotegida de 6 municipios del departamento de Sonsonate. Las contrapartes Comunicándonos y RAIS trabajan en el fortalecimiento de 200 mujeres y jóvenes en la gobernanza mediante el empoderamiento de su derecho a la comunicación y el reconocimiento de su identidad cultural.

La intervención contempla en primer lugar la sistematización de los saberes, los valores y la visión del mundo de las comunidades de la zona para luego trabajar su difusión mediante ciclos de capacitación en comunicación e identidad dirigidos a mujeres y jóvenes de Sonsonate. Se creerá también una Red de Corresponsales Comunitarios, integrada por mujeres y jóvenes de cara a construir espacios de comunicación entre las comunidades y los gobiernos locales.

Esta iniciativa que cuenta con el apoyo económico de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo contribuirá a dinamizar las reivindicaciones  de la cultura de  origen maya de estos 6 municipios ya que el conocimiento y comunicación del patrimonio cultural de un pueblo, crea las bases para la mejora de las condiciones sociales y la democracia, al aumentar su identificación y arraigo con su territorio.

Subir a Índice de Proyectos

———————————————————————————————————————————

11. Mujeres previenen la violencia y comunican una cultura de paz en Guazapa. 2012-13

Guazapa está situado en medio de municipios que registran altos niveles de violencia, donde mujeres y jóvenes se encuentran bajo constante amenaza. Por ello, esta  iniciativa de Comunicándonos y EMA-RTV busca promover la capacidad organizativa de las mujeres para contribuir a prevenir la violencia intrafamiliar y juvenil por medio de un proceso de comunicación que promueva los valores de una cultura de paz.

El proyecto trata de potenciar los espacios de participación y la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, como mecanismo para prevenir la violencia y comunicar una cultura de paz. En materia de capacitación se priorizará a las mujeres para que se formen en el manejo de formatos de opinión para radio y en las nuevas tecnología como la informática.

Este proyecto, apoyado por la Diputación de Granada, que ha respaldado a EMA-RTV por primera vez este año, potenciará nuevos liderazgos y promoverá que las mujeres tengan el espacio que les corresponde en la sociedad salvadoreña.

Subir a Índice de Proyectos