PORTADA

NOTICIAS

EMA-RTV

ASOCIADOS

PROYECTOS

LEGISLACIÓN

PARRILLA 2015

PERFIL CONTRATANTE

4 de diciembre de 1977 las calles andaluzas se visten de blanco y verde

Publicado por el diciembre 4, 2012, a las 18 : 19 PM Imprimir

4 de diciembre de 1977 las calles andaluzas se visten de blanco y verde

[mp3player width=650 height=80 config=sviola_fmp_widget_config.xml file=http://www.emartv.com/ftpentrevistas/04_12_12_REPORTAJE_AUTONOMIA.mp3]

Ese día Andalucía empieza a escribir su historia y su voluntad. Cuando en todo el Estado solo las comunidades llamadas históricas parecían tener una voz y un espacio destacado, Andalucía sale a la calle a exigir ese mismo reconocimiento, un rango similar. No estaba previsto que nuestra comunidad participase de esa mesa, no estaba invitada, sin embargo, Andalucía se sentó para hablar de igual a igual con las demás regiones.

Cerca de dos millones de andaluces salían a la calle ese 4 de diciembre de 1977. Lo hacían entre un mar de banderas blancas y verdes para exigir para nuestra tierra Autonomía. Superando el miedo y la falta de costumbre, la ciudadanía tomó las calles. Las crónicas de la época cifran en 500.000 los manifestantes en Sevilla, alrededor de 150.000 en Málaga, 100.000 en Granada, 80.000 en Huelva y Córdoba, 70.000 en Cádiz y en Jaén, y 10.000 en Almería. Otros grandes municipios como Ronda o el Campo de Gibraltar también vivieron un día histórico ese 4 de diciembre. Incluso Barcelona, la considerada novena provincia andaluza vivió una jornada histórica con miles de andaluces en sus calles pidiendo autonomía para su tierra de origen.

Aquellos andaluces reclamaban una autonomía para poder salir de la situación de atraso y de pobreza que vivía Andalucía en comparación con otras regiones y para recuperar la identidad como pueblo. Se sentían herederos de la lucha que años antes reclamaba el andaluz por antonomasia: Blas Infante. Una Andalucía libre, solidaria, capaz de atender las necesidades de su pueblo. Su sueño era conseguir la reconstrucción de Andalucía, para obtener la regeneración de España. Y bajo ese impulso las calles se llenaron ese día: sea por Andalucía libre España y la Humanidad.

Pero la cuenta no salió gratis. Las provocaciones se multiplicaban e iban desde contramanifestaciones fascistas hasta la prohibición de la protesta como en el municipio de Santaella. Hizo falta mucho temple para que las agresiones de los grupos fascistas no prendieran la llama de la revancha. Así se vivieron algunos de los ataques en la ciudad de Sevilla.

El precio más caro se pagó en Málaga y le costó la vida a un joven militante de CCOO, José Manuel Caparrós. Murió por un disparo de la Policía Armada que atravesó su cuerpo durante una carga policial y lo convirtió en mártir de la causa andaluza.

Tendrían que pasar aún más de dos años para que todo ese impulso inicial se concretara, fue el 28 de febrero de 1980. En ese jueves, por primera vez, se abrían las urnas para que esta tierra decidiera cómo quiere ser y cómo quería manifestarse. Pero la iniciativa autonómica quedaba paralizada. Los votos a favor de la autonomía no alcanzan la mayoría absoluta.

Meses después, el 20 de octubre de 1981, se aprobaba en referéndum el Estatuto para Andalucía. Entonces casi el 90 por ciento reclamaba una voz propia en el conjunto del Estado. Así, nuestra tierra accedía a la autonomía mediante el artículo 151 de la Constitución, la llamada vía rápida y se convertía en nacionalidad histórica.

 

NOTICIAS Políticas

Noticias relacionadas

Comentarios de