AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

Casares y El Ronquillo son ejemplos de municipios que celebran fiestas locales alternativas para el día de Todos los Santos: el Tostón de Castañas y la Cachetía
Publicado el 31 octubre 2013, a las 11:23
Casares y El Ronquillo son ejemplos de municipios que celebran fiestas locales alternativas para el día de Todos los Santos: el Tostón de Castañas y la Cachetía

El tostón de castañas junto al cementerio de la localidad malagueña de Casares y la fiesta de la Cachetía del municipio sevillano de El Ronquillo, son dos ejemplos de cómo se celebra en Andalucía la festividad de Todos los Santos. Multitud de municipios ofrecen un amplio abanico de fiestas locales para aquellos que busquen alternativas a la paulatina instauración de la noche de Halloween.

En Casares es tradición la organización de un tostón de castañas junto al cementerio municipal en la tarde-noche del Día de Todos los Santos, 1 de noviembre. Se trata de una celebración austera que el Ayuntamiento ha continuado  realizando para que la costumbre no se pierda, aunque este año  ha cedido a los alumnos de bachiller del IES las Viñas que lo han solicitado con el objeto de recaudar fondos para su viaje de fin de curso.   El puesto se va a instalar el  1 de noviembre, a partir de las 17.30 horas,  junto al Cementerio Municipal, en el recinto del Castillo de Casares.

Esta costumbre casareña viene de cuando en la madrugada del Día de los Difuntos, los monaguillos doblaran las campanas durante toda la madrugada del 2 de noviembre, y muchos vecinos acostumbraban a pasar a visitar a sus difuntos y en muchos casos a velarlos en el mismo cementerio. Para hacer más llevadera la noche entre el 1 y 2 de noviembre los monaguillos recogían castañas y otros frutos de esa época, como el boniato, que asaban en el fuego que utilizaban para calentarse, junto al campanario, un lugar que se convertía en punto de encuentro, donde los vecinos compartían un rato de charla y tomaban unas castañas asadas con una copita de anis o aguardiente para entrar en calor.

En la sevillana El Ronquillo,  se celebra el Día de la Cachetía. Esta tradición ronquillera es recordada por los mayores de la localidad como una tradición de toda la vida. Esta fiesta surgió debido a que en el «mes de los difuntos» (noviembre), los cuatro monaguillos de municipio se pasaban todas las noches tocando las campanas de la iglesia. Para pasar mejor las noches necesitaban algunos víveres, por lo que el día 1 de noviembre (Día de Todos los Santos) pasaban por las calles pidiendo la “cachetía” a todos los vecinos con grandes cestas de palma. Dos monaguillos con una cesta por una calle y los otros dos monaguillos por otra calle, descargaban en la iglesia y se encaminaban a otra calle. Así hasta recorrer todo el pueblo. Los vecinos les entregaban pan, chorizo,… lo que cada uno pudiera aportar. Con el tiempo los monaguillos pedían la cachetía acompañados de niños de la localidad, hasta llegar a hoy en día en que tradicionalmente la piden todos los niños del municipio.

Hemeroteca OLA

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: