AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

Los toques de campanas de Guillena conforman un patrimonio cultural inmaterial con lenguaje propio
Publicado el 7 febrero 2020, a las 10:27
Los toques de campanas de Guillena conforman un patrimonio cultural inmaterial con lenguaje propio

GUILLENA AL DÍA – Programa 4000

Esta tradición fue reconocida por el Ministerio de Cultura y Deporte en abril de 2019 como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial

Para celebrar su programa número 4.000, los compañeros de Onda Guillena Radio emitieron su magazine ‘Guillena al día’ desde el interior del campanario de la parroquia de Nuestra Señora de la Granada, donde realizaron una grabación histórica sobre los diferentes tipos de toques manuales de campana. El espacio dirigido y presentado por Carlos Valdivia y Mónica Merino contó con la presencia de Juan Antonio Silva, que explicó  con todo lujo de detalles la finalidad del toque de las campanas y su importancia.

Declarado patrimonio inmaterial cultural, el toque manual de campanas tiene un lenguaje propio. Los toque civiles servían para avisar a la población de catástrofes naturales, fuegos, avisar de una persona perdida, orientar a los caminantes o para reunir a los vecinos a reuniones.  El más duradero en el tiempo recibe en nombre de arrebato y servía para que los vecinos acudiesen a ayudar ante una catástrofe.

Los toques religiosos siguen teniendo mucha más presencia actualmente. Los más famosos: el toque a misa, que se puede oír de lunes a sábado en horario de tarde y los domingos por la mañana; el ángelus, que se puede oír a las 6 de la mañana, a las 12 del mediodía y a las 6 de tarde, o el toque de clamor, que anuncia la muerte de algún vecino. Desaparecidos ya los maitines que invitaban a comenzar el día con una oración o los que anunciaban la agonía del Papa, entre otros.

Las campanas mudas

Solo unos días al año las campanas se quedaban en silencio: del Jueves al Sábado Santo. Para anunciar la pasión, el repique era sustituido por una matraca, lo que se convertía en una divertida ocasión para los más pequeños. El Sábado Santo, tras el “Gloria”, el silencio de las campanas se rompía y se anuncia la resurrección.

Lee y escucha el reportaje entero aquí.


Hemeroteca OLA

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: