AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

‘El empobrecimiento tiene más incidencia en las mujeres y muchas de ellas acaban claudicando ante vulneraciones de derechos por temor a perder su trabajo o su hogar’ Amparo Díaz, abogada
Publicado el 11 septiembre 2020, a las 12:21
‘El empobrecimiento tiene más incidencia en las mujeres y muchas de ellas acaban claudicando ante vulneraciones de derechos por temor a perder su trabajo o su hogar’ Amparo Díaz, abogada

AMPARO DÍAZ-Abogada

Así lo traslada en la Onda Local de Andalucía Amparo Díaz, abogada experta en violencia machista.

Una de cada dos mujeres ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de sus vidas. En concreto, 11,7 millones de mujeres residentes en España de 16 años en adelante. Así lo revela la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer con datos correspondientes al año 2019 elaborada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Se realiza aproximadamente cada cuatro años desde 1999 y está basada en entrevistas a una muestra representativa de 9 mil 500 mujeres mayores de 16 años residentes en España. La ministra de Igualdad, Irene Montero, apunta a las denuncias y asesinatos machistas como la punta del iceberg de la grave violación de derechos que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo.

En este escenario, la titular de Igualdad anuncia el proyecto para impulsar una Estrategia Nacional contra las Violencias Machistas. Pretende crear políticas públicas que protejan a todas las mujeres víctimas. Esto llega cuando este jueves la violencia machista se cobraba la vida de una mujer en Jerez de la Frontera, Cádiz. Con ella, son ya 22 las víctimas mortales de esta lacra social en lo que va de 2020.

Silencio

Ante el dato además de que se trata de una situación silenciada, en la que tres de cada cuatro mujeres no ha buscado ayuda formal y lo ha resuelto sola, el ministerio va a impulsar una estrategia nacional contra las violencias machistas. Así lo ha anunciado la ministra, quien ha asegurado que su objetivo será «convertir el consenso social en políticas públicas concretas», para que las mujeres sepan que pueden confiar en las instituciones  y que son «lugares seguros que van a acompañar a las víctimas en todo el proceso.


Migración y explotación de la mujer

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: