AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

Los restos del Puente Molinillo, chimeneas de antiguas fábricas, torres de luz o viviendas salen a la luz con la bajada de las aguas del Embalse de Iznájar
Publicado el 17 diciembre 2020, a las 09:46
Los restos del Puente Molinillo, chimeneas de antiguas fábricas, torres de luz o viviendas salen a la luz con la bajada de las aguas del Embalse de Iznájar

Belén Ortiz – arqueóloga e historiadora de Iznájar

En la Tierra del Edén nos ha llevado en numerosas ocasiones por este precioso rincón de la provincia de Córdoba, Iznájar, pero hoy, lo visitamos de forma muy diferente.

Restos del Puente Molinillo, chimeneas de antiguas fábricas, torres de luz o viviendas son algunos de los tesoros sumergidos que salen a la luz con la bajada de las aguas del Embalse de Iznájar, conocido como Lago de Andalucía por su gran extensión.

Tiene un perímetro total que supera los 100 kilómetros y sus aguas proceden del río Genil. Un auténtico mar de interior que se ha convertido en punto de partida de numerosas rutas senderistas para conocer un entorno casi virgen, unos paisajes únicos jalonados por olivares y el inseparable municipio de Iznájar, al que casi rodea con sus aguas, y que da nombre a tan emblemático embalse.

Sin embargo, pocas personas saben que, durante los meses de otoño e invierno, los paseos por este paraje se enriquecen porque al bajar el nivel de sus aguas, salen a la luz diversos enclaves subacuáticos, que son vestigios de su pasado y de la historia más reciente de esta zona cordobesa en las estribaciones del Parque Natural de las Sierras Subbéticas. Hablamos con Belén Ortiz, arqueóloga e historiadora de Iznájar.

Fotografía: Francisco Piedra, Radio Rute


EMISIÓN EN DIRECTO

Personas migrantes LGBTI en Andalucía

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: