PORTADA

NOTICIAS

EMA-RTV

ASOCIADOS

PROYECTOS

LEGISLACIÓN

PARRILLA 2015

PERFIL CONTRATANTE

Centro Integral de Comunicación Multimedia Aymara

El Centro de Comunicación Multimedia Luis Ramiro Beltrán hoy alberga la radio, Radio Atipiri. Para la comunidad aymara, la radio aymara es un medio para la educación, la cultura, el reconocimiento, la unidad, la protección social y medioambiental, la alfabetización, el juego, la risa, el empleo, la salud… sin límites, como no los tienen las ondas de Radio Atipiri.

La radio era fundamental, pero tener un lugar de referencia para conversar ha sido determinante; hoy, ese edificio de colores que orienta al recién llegado en ese paisaje de calles color tierra, es para la comunidad, tocar el deseo y para EMA-RTV recordar esfuerzos y trabajos ahora plenamente satisfechos, por los resultados y por haber abierto con él, una línea clara de cooperación para el desarrollo, relacionada con la comunicación como vía para la puesta en marcha de procesos de desarrollo y como instrumento de acompañamiento a cualquier tipo de proyecto, en las políticas públicas de cooperación internacional. Ha provocado el cambio y ha comenzado un camino que no está limitado por fronteras o lenguas.

Si todo ello llena de aire los pulmones de quienes lo han perseguido cuando todavía era sueño, contar en el camino con sensibilidades como la de alguno de sus máximos defensores, Luis Ramiro Beltrán o Donato Ayma, suma satisfacciones indescriptibles a los resultados. Luis Ramiro, el comunicador, el teórico, el Premio McLuhan de Comunicación, el consultor de UNESCO… nos han acompañado todos ellos, pero hay uno sobre todos ellos, el de la experiencia, la protección, el calor del alma que le acompaña en cada genialidad. Donato Ayma, el primero en casi todo, primer aymara licenciado en Comunicación, primer comunicador, primer indígena Ministro de Educación, primer comunicador en lengua aymara… se ha sabido poner siempre el último, para que fuera la comunidad la que defendiera y disfrutara del sueño.

El proyecto ha crecido con los años y las esperanzas de toda la urbanización, hasta convertirse en un lugar multidisciplinar y lo que es aún más gratificante, en un lugar de encuentro para mujeres, jóvenes, niños y hombres indígenas del municipio.