AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

DE ESTE A OESTE – ÁGATA GONZÁLEZ – Ayuntamiento de Alcaucín (Málaga)

En esta edición que se celebra este sábado tres de noviembre, Alcaucín repartirá 250 kilos de castañas y de batatas en la plaza principal del municipio gracias a la asociación de mujeres ‘La Albahaca’. Es una fiesta con más de 15 años de tradición en la que se espera acoger a unas 3 mil personas desde todos los puntos de la Axarquía. No se conoce muy bien el origen de esta fiesta pero sí hay constancia de que la Noche de Difuntos, los más jóvenes tocaban instrumentos por las calles y pedían castañas, batatas y mantecados por las casas.

Esta fiesta no solo trata de comer castañas y beber anís, se realizará también la entrega del premio a la castaña de honor y actuaciones de baile. Una de las actividades principales es la plantación de semillas de castaño en colaboración con el AMPA “El Alcázar” ya que Alcaucín perdió sus castaños por una enfermedad y quieren repoblarlos.

Alcaucín y su paraje natural

Alcaucín es un municipio entramado en el paraje natural de la Axarquía dentro de la Sierra de Tejeda. En el municipio se pueden visitar el alcázar y la fuente de los cinco caños por donde emerge el agua de la sierra.


DE ESTE A OESTE – ROCÍO RUIZ – Ayuntamiento de Casares (Málaga)

Las castañas acompañan a la visita a los difuntos en Casares. Los vecinos y vecinas del municipio malagueño han preparado un completo programa de actividades en conmemoración del Día de los Difuntos. Según Rocío Ruiz, concejal de Turismo y Cultura, desde el Ayuntamiento, conocedor de la importancia de esta festividad, ha puesto a punto el centro neurálgico de la actividad: el cementerio municipal. Allí se darán cita entre hoy y mañana, cientos de personas que acuden a rendir homenaje a sus difuntos. La tradición casareña es acompañar esa estancia con castañas asadas. El conocido como tostón de Casares es una antigua tradición y una  celebración austera que evoca cuando el cementerio permanecía abierto toda la noche hasta  la  madrugada del Día de los Difuntos, los monaguillos doblaban las campanas en la iglesia colindante y el lugar se convertía en punto de encuentro donde los vecinos compartían un rato de charla y tomaban unas castañas asadas y otros frutos de temporada con una copita de anís o aguardiente para entrar en calor. Rocío Ruiz explica que ahora, esta tradición se ha adaptado a los nuevos tiempos con actividades para los más pequeños que giran alderedor de Halloween. El camposanto va a permanecer abierto mañana, 1 de noviembre hasta las 12 de la noche y de forma paralela, se va a celebrar un  tostón de castañas junto al cementerio concretamente se va a instalar en  el mirador sobre el Arco de la calle Villa desde las cinco de la tarde. En el mismo se podrán adquirir castañas tostadas y  bebidas calientes. Y estará gestionado por los estudiantes de Bachiller  para recaudar fondos para el viaje de fin de curso.


EMISIÓN EN DIRECTO

Personas migrantes LGBTI en Andalucía

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: