AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

MIKEL ARAGUÁS (portavoz de SOS Racismo) Y ANTONIO TORRES (vicepresidente de Unión Romaní)

La campaña de prevención STOP Violencia Online tiene el objetivo de concienciar y sensibilizar sobre los mensajes de intolerancia y discriminación que circulan por las redes virtuales.

Mikel Araguás, portavoz de SOS Racismo, recuerda que hay muchas herramientas para poder identificar este fenómeno que, sostiene, más que noticias falsas son mentiras que criminalizan a colectivos especialmente vulnerables comopersonasmigrantes, mujeres, lgtbi o la comunidad gitana.

Antonio Torres, vicepresidente de Unión Romaní,explica que desde la asociación han puesto en marcha una campaña para formar a futuros periodistas. El objetivo es desmontar prejuicios y estereotipos negativos y ayudar a crear discursos constructivos desde los medios.

EMA-RTV contra los discursos de odio

 La Asociación de Emisoras Municipales y Ciudadanas de Andalucía (EMA-RTV) impulsa la campaña de prevención STOP Violencia Online. El objetivo es concienciar y sensibilizar sobre esos mensajes que se extienden rápidamente por la redy atacan directamente contra la dignidad de las También queremos ofrecer recomendaciones, claves para identificar estos mensajes falsos.


DE ESTE A OESTE – ESPECIAL ISLAMOFOBIA

Ángel Madero, técnico de Sensibilización de Andalucía Acoge, alerta de que la islamofobia se da por el miedo y el desconocimiento de la realidad de las personas musulmanas y su cultura. Por ello, señala que la solución pasa por fomentar la información veraz y derribar los mensajes malintencionados que proliferan en medios de difusión. Unos prejuicios y estereotipos que se ceban con las mujeres, según Marián Sinaa, voluntaria de la Asociación Jóvenes Musulmanes. Denuncia en la Onda Local de Andalucía que el hecho de llevar velo provoca rechazo entre la población en general, suponiendo una barrera para distintos aspectos de la vida diaria. Para Marián Sinaa, decidir llevar el velo en un país como España es un paso valiente porque son las propias mujeres, dice, las que saben de los prejuicios alrededor de llevar esta prenda.


En esta tercera y última jornada del seminario “Procesos migratorios y minorías: el periodismo ante los nuevos retos”, que organiza EMA-RTV en Sevilla durante los días 13, 14 y 15 de febrero, Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación de la Prensa de Sevilla, modera una mesa redonda con Leila Nachawati, periodista, activista de los DDHH y profesora de la Universidad Carlos III; Javier Díaz Muriana, periodista e integrante de la Asociación Al-Quds; y Javier Bauluz, fotoperiodista, Premio Pulitzer y director de Periodismo Humano.

Leila Nachawati inicia su intervención remarcando que los micrófonos de la prensa deben estar con los sin-voz, en lugar de en las instituciones. De lo contrario, entender hechos tales como la guerra en Siria y los conflictos en Oriente Próximo se hace difícil, con informaciones basadas en fuentes oficiales y en donde lo que sucede se presenta como una dicotomía: sunitas o chiítas, radicales o moderados, pro-Rusia o pro-Estados Unidos. De este modo, subraya que una región tan compleja (en donde los propios árabes, según la periodista, son contrarios a la injerencia de Estados Unidos) no puede comprenderse con claves simplistas.

Por su parte, Javier Díaz Muriana centra su discurso en la situación de injusticia que vive la población palestina en Israel, en donde se les aplica, dice, más de 50 leyes que les discriminan y les condena a un apartheid. Denuncia, también, las más de 400 colonias judías repartidas por el territorio, ilegales y consideradas un crimen de guerra en el contexto de la ocupación. Por otro lado, aboga por desterrar el periodismo de declaraciones, en donde hay unas versiones más poderosas que otras, que terminan imponiéndose al imaginario colectivo y que falsean los hechos.

Cerrando la mesa redonda, Javier Bauluz sugiere estar atentos a la realidad política y social actual, en donde los discursos xenófobos, islamófobos y racistas triunfan en la ciudadanía y en los gobiernos de Europa y Estados Unidos. El fotoperiodista y premio Pulitzer sentencia que la empatía hacia los demás es la única medicina contra la xenofobia, y que la criminalización de las personas refugiadas (achacándoles violaciones o terrorismo en Occidente) termina calando en la población y en los dirigentes políticos, quienes toman nota para sacar rédito de la coyuntura.


La tercera y última jornada del seminario “Procesos migratorios y minorías: el periodismo ante los nuevos retos”, que organiza EMA-RTV en Sevilla durante los días 13, 14 y 15 de febrero, comienza con Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla y ex letrado del Tribunal Constitucional.

Joaquín Urías se muestra crítico con la prensa occidental a la hora de informar sobre las personas refugiadas y su situación; señala, en primer lugar, que los medios no se volcaron verdaderamente sobre este asunto hasta el año 2015, cuando empezaron a llegar a Europa, si bien muchos de ellos ya habían huido a otros países en 2011, cuando comenzó la guerra en Siria. En este sentido, lamenta que la prensa se centre en retratar a los refugiados como personas que viajan en infra-embarcaciones o que pasan hambre, y no como seres humanos que demandan asilo en el país de destino para poder reaundar una vida normalizada.

Entiende que sólo cuando se muestre esa cara de la moneda, la ciudadanía se manifestará de manera masiva para acogerlos y, por ende, será cuando el Gobierno pondrá en marcha los mecanismos necesarios para ello. En este punto, Joaquín Urías remarca que el Gobierno español ha acogido a 898 personas refugiadas de las 16.000 a las que se había comprometido, mientras que Alemania ya cuenta con alrededor de un millón.

Por otro lado, censura el modo en que la prensa deshumaniza la situación de las personas refugiadas, centrándose más en las cifras que en el trauma de abandonar sus casas (muchas veces, para siempre), tengan a sus hijas e hijos sin escolarizar durante años (con lo que eso significa para su formación) o teman por sus vidas en una situación de alta vulnerabilidad.

También recuerda que las supuestas «mafias», como los medios insisten en denominarlas, son realmente personas que cobran en las fronteras por transportar a los refugiados. Así, el término se aleja de su significado real, ligado más bien al crimen organizado.

 


En esta primera jornada del seminario «Procesos migratorios y minorías: el periodismo ante los nuevos retos», que organiza EMA-RTV en Sevilla durante los días 13, 14 y 15 de febrero, Helena Maleno, periodista e investigadora especialista en migraciones y trata de personas, y Javier Aroca, periodista y coordinadoor de investigación del Centro de Estudios Andaluces, señalan los principales errores que se cometen en la prensa a la hora de informar sobre personas refugiadas e inmigrantes.

En este sentido, según Helena Maleno, algunos medios de comunicación transmiten una sensación de invasión cuando se refieren a personas inmigrantes en situación administrativa irregular que tratan de cruzar la frontera al país de destino. Además, incide en que en muchas ocasiones sólo se cuentan con fuentes gubernamentales y se pasa por alto la versión de quienes son protagonistas de la noticia. Al mismo tiempo, incide en que a estas personas, precisamente, se las cosifica y se las criminaliza a través de una terminología totalmente inadecuada (violaciones sistemáticas, bebés-patera, prostitución, etc).

Por su parte, Javier Aroca subraya, además, la ignorancia de las personas profesionales del periodismo al informar sobre minorías étnicas o religiosas. En el caso del islam, llama la atención sobre el hecho de que se pasen por alto las diferencias entre chiítas o sunitas, o no se aclare el concepto de wahabismo (la versión más violenta del islam y que nada tiene que ver con el Corán). También pone como ejemplo el caso del atentado terrorista en la carrera de Boston de 2013, en donde los terroristas eran de origen checheno y, por ello, los medios estadounidenses tuvieron que informar sobre quiénes eran y qué lugar es Chechenia.

Ambos ponentes coinciden en que los intereses y las ideologías, además de los contenidos más viscerales, priman a la hora de vender una noticia, por lo que remarcan la importancia de comportarse con valentía y compromiso.


DE ESTE A OESTE – JAVIER AROCA – Centro de estudios Andaluces

Otro de los asuntos abordados en este seminario es el papel de los medios en la construcción del imaginario social sobre los procesos migratorios y las minorías. Es una mesa redonda en la que han participado Helena Maleno, periodista, investigadora experta en migraciones y trata de seres humanos, y Javier Aroca, antropólogo, jurista y coordinador de investigación del Centro de Estudios Andaluces. Este último, señala en la Onda Local de Andalucía que los y las periodistas no escapan a las ideologías, por lo que es difícil informar desde una perspectiva neutra. Señala que lo primero que debe haber para acabar con los discursos de odio es voluntad. Sostiene que los discursos de odio están calando en la ciudadanía de varios países europeos por los mensajes políticos tan potentes que están lanzando desde la extrema derecha. Alerta de que esas ideas sobre los extranjeros u otras minorías tienen a generalizar y crear miedo entre la población autóctona.


Hemeroteca OLA

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: