AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

NICOLÁS OLEA- Hospital Universitario de Granada

El motivo es un compuesto químico, Bisfenol A, que también  puede generar hiperactividad, déficit de atención, autismo o dislexia.

El Bisfenol A está presente en utensilios de cocina, como sartenes, fiambreras, cosméticos, juguetes, tuberías de agua potable, ticket de compra, CDs o DVDs, entre otros. Desde 2011, su uso está prohibido en biberones de policarbonato para lactantes pero, hasta ese momento, también ha estado presente en las tetinas y chupetes.

El peligro del bisfenol A es que puede migrar en pequeñas cantidades a los alimentos y bebidas actuando como un disruptor endocrino, es decir, cambiando la forma en la que funcionan las hormonas de nuestro cuerpo. Esto provoca enfermedades como cáncer de mama, de próstata, obesidad, diabetes o puede provocar alteraciones durante el desarrollo del cerebro infantil, incluso durante la gestación. Así lo ha explicado en la Onda Local de Andalucía Nicolás Olea, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, médico en el Complejo Hospitalario Universitario de Granada y uno de los mayores expertos en el estudio del impacto de los disruptores endocrinos en la salud humana. 

Prohibido en Francia

Francia ya tiene prohibido desde enero de 2015 el Bisfenol en todos los productos en contacto con alimentos. También incluye el tique de caja.


DE ESTE A OESTE – DANIEL LÓPEZ – Ecologistas en Acción

El informe ‘Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores’ de Ecologistas en Acción alerta del peligro que supone la exposición de la población española a plaguicidas a través de la alimentación. En concreto, el informe centra el análisis en un tipo de plaguicidas, los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, con capacidad de alterar el funcionamiento normal del sistema hormonal tanto de seres humanos como de animales. La guía elabora una lista de los 10 alimentos más contaminados. Las peras por ejemplo, con 16 plaguicidas, ocupan el primer puesto. Para evitar la exposición a estas sustancias Daniel López Marijuán, portavoz de residuos y salud ambiental de Ecologistas en Acción, aconseja a las personas consumidoras que laven bien los alimentos o que le quiten la piel antes de consumirlos. La exposición de la población a estos tóxicos se relaciona con enfermedades y daños en la salud cuya incidencia ha crecido en las últimas décadas como pérdida de fertilidad, malformaciones congénitas, diabetes, obesidad, daños en el sistema inmune, autismo, síndrome de hiperactividad y diversos tipos de cáncer como el de mama, próstata, testículos o tiroides.


EMISIÓN EN DIRECTO

Personas migrantes LGBTI en Andalucía

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: