AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

DE ESTE A OESTE – JUAN PEDRO CASTELLANO – ESPACIO NATURAL DE DOÑANA

El Parque Natural de Doñana celebra su 45 aniversario. El 14 de agosto de 1969 se inauguraba este paraje único como Parque Nacional, y ya entonces, por la biodiversidad que presentaba, tenía visos de ser uno de los principales ecosistemas del país. En 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y es que, como afirma Juan Pedro Castellano, director del Espacio Natural, Doñana es un mosaico de ecosistemas que albergan una biodiversidad única en Europa. Son muchos los problemas que amenazan al mantenimiento de la rica biodiversidad de Doñana: las infraestructuras que se crean en su entorno, proyectos energéticos, oleoductos, sobreexplotación de los recursos hídricos,… Juan Pedro Castellano comenta que, aún así, el Parque ha sabido mantener los valores que motivaron los reconocimientos internacionales. Sin embargo, recuerda la importancia de estar alerta.

El 14 de agosto de 1969, hace 45 años, se creaba el Parque Nacional de Doñana, un paraje natural que, ya por entonces se intuía, estaba llamado a ser de los más admirados y apreciados del mundo por su rica biodiversidad y singular belleza, de las que muchos se erigen en defensores ante continuas amenazas.

El Comité de Patrimonio de la Unesco, que en junio emitió su última resolución sobre este Espacio Natural, indica que mantiene los valores excepcionales y universales que llevaron a este organismo a declarar Doñana Patrimonio de la Humanidad allá por 1980 pero advierte a las administraciones competentes de la necesidad de actuar en el sentido de solucionar el problema del agua.

Un problema que afecta tanto a la cantidad, ya bien sean las aguas subterráneas por la sobreexplotación del acuífero Almonte-Marismas (Acuífero 27) o las superficiales por actuaciones cometidas en los que naturalmente han sido los principales aportes de agua a la marisma; como a la calidad.

Los representantes de WWF y Ecologistas en Acción en el Consejo de Participación de Doñana, Juanjo Carmona y Juan Romero, respectivamente, coinciden en urgir actuaciones que tengan como objetivo la restauración hídrica del espacio, a través de un plan de recuperación del estuario del Guadalquivir, el «gran ecosistema» de marismas del que forma parte Doñana y el freno a las extracciones ilegales, lo que implica, entre otros aspectos, la total aprobación del Plan de Ordenación de Regadíos de la Corona Norte Forestal.

«Sólo así Doñana tendrá asegurado su futuro», ha indicado Carmona; mientras que Romero ha señalado además la necesidad de actuar en las cuencas vertientes «algunas muy transformadas y otras desviadas» y de que «el río Guadiamar vuelva a entrar directamente en el corazón de Doñana como lo hacía históricamente».

A este problema se suma el de la conectividad, algo en la que también coinciden ambos grupos, ya que, en estos momentos «Doñana es un zoológico de grandes dimensiones, el corazón de un cuerpo que se ha quedado sin extremidades».

A estos retos se suman continuas amenazas como la apertura de nuevos proyectos mineros o el impulso de otros gasísticos, la pérdida de masa forestal o el desarrollo de nuevas infraestructuras que dificultan una tarea de conservación y protección que cumple los mismos años y en la que cada vez se es más exigente.

A la espera de una nueva ampliación de superficie en más de 14.000 hectáreas, principalmente, montes públicos de la Junta de Andalucía en Huelva, Doñana afronta su futuro como ha ido afrontando su pasado, paso a paso, con la defensa de todos para superar retos y amenazas y, de esta forma, poder celebrar, como poco, 45 años más.

 

La nueva superficie engloba monte público adscrito a la Administración autonómica y una zona marina dependiente del Gobierno Se sumarían a las 108.086 hectáreas protegidas actualmente.

La Junta de Andalucía tiene en cartera ampliar en 14.000 el número de hectáreas que delimitan la frontera de Doñana, de forma que esta superficie pase a engrosar las 108.086 que actualmente cuentan con el blindaje institucional. La nueva superficie forma parte de los montes públicos que gestiona la Consejería de Medio Ambiente.

Año y medio más tarde de ser anunciado por el entonces consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, la propuesta pretende ser incluida en el mismo decreto de aprobación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), el cual se fundirá en un único documento de gestión con el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural (PRUG), conformando la hoja de ruta de todo el Espacio Natural de Doñana.

Esta decisión «podría ser llevada al próximo pleno ordinario del Consejo de Participación». Dicha ampliación comprende una zona marítima cuyo objeto es extender los dominios de protección hasta las ocho millas náuticas, multiplicando por ocho la extensión actual. Sin embargo, dicha propuesta requiere del beneplácito de la Administración central, que goza de las competencias en este área del océano Atlántico.

Más fácil será aprobar la superficie forestal, la cual linda con el parque natural. Se trata de un área situada en la zona noroeste del Parque Nacional y que tiene un importante valor medioambiental y estratégico, al ser zonas del área de distribución del lince ibérico (LIC) y de reintroducción del proyecto LIFE-Lince, que abarca a las provincias de Huelva, Sevilla, Córdoba y Jaén.

Uno de los portavoces de WWF en Doñana, Felipe Fuentelsaz, valoró «de forma positiva» la noticia, al tratarse de zonas con alta biodiversidad y potencialidad de corredores ecológicos para la fauna» y el lince, en particular. No obstante, en consonancia con esta política de protección pidió «un mayor esfuerzo» de cara a estudiar la incorporación de otras zonas con este mismo potencial. Se trata de «las finca Veta de Alí, Cochinato y los Garrido», estas dos últimas sobre la que planeó hace años ser utilizadas para el cultivo de eucaliptos, una especie que poco a poco se ha ido erradicando del espacio natural.

La medida autonómica no afectará a zonas agrícolas, al tratarse de montes públicos adscritos a la propia Junta. El resto de zona forestal, de competencia municipal, continuará regulada por el Plan de Ordenación Territorial del Ámbito de Doñana (Potad).

Una mesa, que parte de la necesidad del sector agrícola, en la que se abordarán dos cuestiones principales, la ordenación de los usos y la culminación del plan de ordenación de la corona norte de Doñana, y la regulación del aporte hídrico que precisa el territorio, de manera que se alivie la extracción desde el acuífero.

Según informa el Ayuntamiento, a la mesa están invitados todos los sectores políticos, empresariales y sociales implicados en esta importante cuestión. En este sentido, el alcalde ha señalado que se barajan en la actualidad soluciones como el aporte de cinco hectómetros cúbicos, tal y como plantea el Plan Hidrológico Nacional, como transferencia desde la cuenca del Guadiana a la del Guadalquivir, de los cuales tres servirían para uso doméstico y dos para regadíos.

Así, a su juicio, «se solucionaría en parte el problema», que no puede quedar sin la regulación hídrica de la cuenca del Guadalquivir, a través de su Ley de Demarcación, que es la que establece el aporte superficial de quince hectómetros cúbicos. «El foro de participación recién creado nace con la idea de abordar ambas cuestiones, con el fin de normalizar la actividad agrícola en Almonte y el entorno de Doñana», ha indicado el primer edil almonteño.

Tras la creación del reglamento de ordenación y funcionamiento de la Mesa, se pondrá en marcha una comisión técnica para un adecuado seguimiento de la situación actual, las necesidades del sector y la creación de cauces de comunicación con las administraciones para dar solución a los problemas. Las sesiones se sucederán con carácter trimestral, aunque se podrá convocar en función de los temas y a petición de una de las partes

El alcalde ha recordado que la actividad agrícola en la zona surgió desde lo público, por lo que urge encontrar una viabilidad al sector, «porque no resulta lógico que impulsaran la creación de explotaciones para después sancionarlas», indicando además que, tras 20 años, la situación «permanece estancada y grupos de presión dañan a la sociedad de Doñana, beneficiando de paso a otros».

Hemeroteca OLA

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: