AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

MARÍA VILLALUENGA (Equalia) y ANTONIO RODRÍGUEZ (COAG)

Hoy queremos plantear una cuestión que debería hacernos reflexionar a todas y a todos.

¿Sabemos realmente lo que comemos, de dónde viene la carne que consumimos, cómo se han criado esos animales y qué repercusiones ambientales tiene? En este interrogante entra en juego nuestra propia salud, pero también la del planeta, como ya sabemos. Nos detenemos en concreto en la industria cárnica que más se consume en nuestro país, el pollo y destacamos el siguiente dato: el que consumimos en España es cría intensiva y con un engorde de más de dos kilos en solo 40 días.

Es decir, la inmensa mayoría pertenece a esta categoría de crecimiento rápido. Además, se potencia el engorde de la pechuga, la parte más valorada. Esto provoca que el peso del animal esté descompensado y sus patas no puedan sostenerlo. Esta es una denuncia de la ONG Animalista Equalia. Critican que esta es una situación normalizada y que las personas consumidoras ignoramos en la mayoría de los casos. En nuestra tierra y en nuestro país convive este modelo de ganadería intensiva y el de extensiva, donde priman otros criterios de producción. Vamos a conocer los puntos que definen a ambas y cómo las personas consumidoras podemos diferenciar los productos que nos llegan de una y de otra. Ahondamos en este asunto con María Villaluenga, responsable de prensa de la ONG Equalia y Antonio Rodríguez, responsable de sectores ganaderos de COAG.

Referentes

En países como Dinamarca ya hay empresas que parecen ir en esta dirección. Recientemente, Danpo, la mayor compañía del sector en ese país, anunciaba sus planes para acabar en 2021 con la cría de razas de crecimiento rápido y apostar por otras que necesitan aproximadamente el doble de días para alcanzar el peso de sacrificio.


EMISIÓN EN DIRECTO

Personas migrantes LGBTI en Andalucía

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: