AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

ROCÍO MUÑOZ- Reportaje ataque turco

Operación Manantial de Paz. Este es el nombre con que el presidente turco, Erdogan, ha bautizado el ataque militar contra el norte de Siria, en la frontera con su país. Allí se sitúa la Federación Democrática del Norte de Siria, un espacio de autogobierno conformado mayoritariamente por kurdos y kurdas.  

El miércoles se hacía efectiva la amenaza y el ejército turco penetraba en este territorio tras varias horas de bombardeos aéreos y de artillería.

La advertencia había llegado días antes, el 5 de octubre el presidente turco había anunciado una inminente operación militar, coincidiendo con el anuncio de EEUU de salir de esta zona. Así, la Casa Blanca abandonaba a quienes habían sido sus aliados tácticos contra el yihadismo en la maraña de la guerra de Siria.  Mónica Prieto, periodista y ex-corresponsal en Oriente Próximo.

En marzo de este año las fuerzas kurdas anunciaban su victoria y el fin del califato del ISIS en territorio sirio. Desde 2011 y hasta ese momento, las Unidades de Protección Popular kurdas habían perdido alrededor 11.000 vidas de combatientes en la guerra.

Ahora, pasados siete meses de ese triunfo, EEUU los deja desprotegidos frente al Estado turco, un abandono que no es nuevo. El mayor pueblo sin estado del mundo, el Kurdistán, con presencia en Turquía, Siria, Irán e Irak, ha sido utilizado reiteradamente como peón de los intereses estratégicos de EEUU. Como cuenta Mónica Prieto, ha pasado casi una decena de veces en el último siglo.

El ataque a las zonas autónomas kurdas del norte de Siria no es solo la ofensiva a un pueblo, es también el intento de acabar con una forma de gobierno muy particular, basada en el confederalismo democrático, y nutrido por los principios ecologistas y feministas. Son las llamadas comunas de Rojava. Caterina Amicucci, es una de las activistas internacionales que ha estado en la zona para conocer su funcionamiento.

Desde el comienzo de la guerra en Siria, en 2011, los kurdos han combinado la lucha armada frente al yihadismo con una práctica política y económica basada en cooperativas y con el horizonte de superar en la práctica el capitalismo.

Este miércoles, pocas horas después del inicio de la ofensiva, las fuerzas kurdas anunciaron que todas sus operaciones militares contra el ISIS quedaban canceladas y que sus efectivos serían enviados al frente, por lo que la custodia de los yihadistas presos quedaba debilitada.

La periodista Mónica Prieto recuerda que son 10.000 los yihadistas en prisión y 80.000 simpatizantes en campos de detención, bajo custodia kurda.

En Rojava las organizaciones dedicadas a la cooperación están reduciendo su equipo sobre el terreno al mínimo posible. Caterina Amicucci.

Ahora, las fuerzas kurdas se encuentran solas frente a su enemigo histórico, Turquía. Esta situación arrincona las posibilidades kurdas y hace más posible que nunca una alianza táctica con el Gobierno de Bachar el Asad de Siria. Una paradoja ya que fue contra él contra quien se levantaron al principio de esta guerra. Leila Nachawati, profesora de Comunicación y especialista en Oriente Medio, cree que este posible acuerdo abriría el peor escenario posible y lamenta el silencio internacional frente a la persecución del pueblo sirio a manos de su Gobierno.

En los últimos días la Unión Europea ha criticado el ataque y ha pedido a Turquía que finalice la operación contra las fuerzas kurdas. Federica Mogherini, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común, ha dicho que “La UE no respetará actividades que no respeten los derechos de las poblaciones locales».

Pero detrás de las palabras y las posiciones públicas hay unos acuerdos que convierten en socios al régimen de Erdogan y a la Unión Europea en, materia, por ejemplo, de control migratorio.

El pueblo kurdo en Siria está, de nuevo, entre la espada y la pared.


DE ESTE A OESTE – ANTONIO SOMOZA – Recuperando la Memoria Histórica y Social de Andalucía

Andalucía homenajea y recuerda esta semana a los miles de civiles bombardeados cuando huían a pie del avance de las tropas franquistas en la ciudad de Málaga. Antonio Somoza, integrante del grupo de trabajo de CGT-A Recuperando la Memoria Histórica y Social de Andalucía, recuerda que empezaron a salir por el único lugar posible hacia Almería por la carretera que recorría la costa. En ese trayecto empezaron a ser abordados por mar, tierra y aire con la colaboración de la armada italiana. Asegura que el ataque fue de tal calibre por el abandono que estaba sufriendo la Málaga de la época por parte del Gobierno republicano e incide en que la ciudad era en esos momentos refugio de miles de personas que huían de la avanzadilla fascista por su estratégica situación geográfica. Algo que, a la vez, la convirtió en una trampa para las personas inocentes que intentaban escapar de los bombardeos.


EMISIÓN EN DIRECTO

Mayores en la Onda: Envejecimiento activo

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: