AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

DE ESTE A OESTE – CELIA AGUILERA – Cubitos de Hielo Granada

Con la llegada del verano y las habituales olas de calor como las que venimos sufriendo en Andalucía, aumenta el consumo de cubitos de hielo para paliar los efectos del calor. Desde Cubitos de Hielo Granada han lanzado una campaña informativa para informar a la población sobre cómo puede afectarnos la compra o manipulación de hielo en nuestra salud si no tiene los registros y controles necesarios. Su gerente, Celia Aguilera, alerta de que no se es solo agua congelada porque, al derretirse en nuestra bebida, nuestra salud puede verse seriamente perjudicada si no se han hecho los análisis sanitarios previos pudiendo transmitir incluso enfermedades como écoli, gastroenteritis o salmonelosis. Por ello recomienda comprar bolsas que tengan el correspondiente etiquetado, número de lote y fecha de envasado para seguir la trazabilidad del producto y denunciar ante Consumo si detectamos alguna irregularidad o vemos que el hielo que nos sirven no es transparente, tiene muchas impurezas o cambia el sabor de la bebida.


DE ESTE A OESTE – JUAN BERNARDO AUDUREAUX – ASGECO

Andalucía está viviendo una intensa ola de calor desde mediados de junio con temperaturas superiores a los 40 grados en varias provincias, por lo que muchas viviendas, oficinas y comercios están forzando sus máquinas de aire acondicionado. Para hacer un uso eficiente de estos aparatos sin poner en riesgo nuestra salud ni elevar en exceso nuestra factura eléctrica, desde la Asociación General de Consumidores, ASGECO, aconsejan mantener la temperatura alrededor de los 25 grados, limpiar periódicamente los filtros de aire y evitar abrir puertas y ventanas para ventilar. Su portavoz, Juan Bernardo Audureaux, aconseja también poner toldos para proteger la vivienda del sol y comprar aparatos de clase A+++ porque pueden consumir hasta un 40% menos.


 

DE ESTE A OESTE – JOSÉ MARÍA SENCIALES – Universidad de Málaga

Estas altas temperaturas no son inusuales y no se puede asegurar aún que sean consecuencia del cambio climático. Así al menos lo ha señalado esta mañana en la OLA, José María Senciales, profesor de Geografía de la UMA y de climatología. Afirma que hace falta una repetición de este suceso para hablar de patrón climático. Asegura, sin embargo, que en las últimas décadas sí se están produciendo cambios que perjudican al planeta y la vida humana. Cree que se puede revertir pero hace falta compromiso político.


DE ESTE A OESTE – MILA GARAIALDE – APDHA

Los movimientos de voluntariado que prestan ayuda en los campamentos de personas inmigrantes advierten que las condiciones de vida en esas zonas es pésima debido a las olas de calor, sobre todo en las provincias de Almería y Huelva. Mila Garaialde, delegada de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, califica de «infernal» este modo de vida, no sólo durante el verano sino también cuando llegan la lluvia y el frío. Frente a quienes creen que no ejercen ningún trabajo, defiende que estas personas inmigrantes vienen llamadas por las campañas de temporeros en unos campamentos que ya forman parte del paisaje de la zona. También critica que las administraciones no hagan nada para solventar esta situación más allá de proveer con comida, agua o mantas a estas personas. Pone como ejemplo los casos de incendios en estos campamentos agrícolas, en los cuales los ayuntamientos tienen que avisar también a las ONG porque carecen de recursos para combatir los fuegos. Así, desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía proponen la construcción de albergues en donde estas personas, de escasos recursos económicos, puedan vivir durante la temporada que trabajen en estos campamentos agrícolas. Subrayan además que el objetivo de que emigren es poder mandar dinero a sus familias, por lo que, según apuntan, es importante saber ubicarlas en condiciones de vida dignas.


DE ESTE A OESTE – JOSÉ LUIS LÓPEZ – Asociación Ciencias Ambientales

El calor extremo agrava la situación ya de por sí dramática de muchas familias que no pueden hacer frente al pago de los suministros mínimos vitales. Es lo que se conoce como pobreza energética y que es una realidad en miles de hogares andaluces y españoles. Así lo traslada en la Onda Local de Andalucía José Luis López, integrante de la Asociación de Ciencias Ambientales, tras un verano acumulando olas de calor. Denuncia que con las continuas subidas en el precio de la energía, las viviendas no pueden acondicionarse a una temperatura óptima que evite riesgos para la salud. Cree que esta es una situación de riesgo para colectivos vulnerables, como pensionistas, personas sin recursos, a lo que se añade la condición de enfermos crónicos o niños pequeños.

Hemeroteca OLA

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: