AGENCIA de NOTICIAS LOCALES y CIUDADANAS de ANDALUCÍA

DE ESTE A OESTE – EVA FUNES – Coordinadora del curso Renta Mínima de Inserción: de la reflexión a la práctica

Renta Mínima de Inserción: de la reflexión a la práctica. Este es el título de uno de los cursos verano que han comenzado en la UNIA. En diciembre de 2017 se aprobaba en nuestra tierra la Renta Mínima de Inserción Social en Andalucía. Se trata de una prestación económica que pretende erradicar la marginación y la desigualdad y luchar contra la exclusión social. Así se recoge oficialmente por la Junta, que puntualiza que deberá incorporar un itinerario a través de un Plan de inclusión sociolaboral. Eva Funes, coordinadora del curso Renta Mínima de Inserción: de la reflexión a la práctica, recuerda que sustituye a una norma anterior que tenía ya 10 años. Eva Funes recuerda que la Renta Mínima es una ayuda condicionada que dura solo un año. Frente a esta fórmula en el curso están analizando otras alternativas, como la Renta Básica Universal, que se presentan como fórmulas para acabar con la pobreza y que se han puesto en marcha ya en algunos lugares del mundo a modo de prueba. Tendrán derecho a la Renta Mínima de Inserción Social en Andalucía, las unidades familiares cuyas personas miembros tengan vecindad administrativa en Andalucía, se encuentren en situación de pobreza, exclusión social o riesgo de estarlo, y cumplan los requisitos. Así como aquellas que, aún no cumpliendo alguno de los requisitos, se encuentren en situación de urgencia o emergencia social.


DE ESTE A OESTE – ALBERTO BAREA – Plataforma Renta Básica Universal de Andalucía

La Renta Mínima de Inserción Social es una ayuda condicionada que no sirve para atajar de forma eficaz la pobreza extrema. Así lo ha señalado en la OLA, Alberto Barea, portavoz de la Plataforma por la Renta Básica y Universal de Sevilla y provincia, quien recuerda que este tipo de ayudas dependen de que se demuestre una situación de pobreza, lo que las convierte en trampas que impiden romper el ciclo de la exclusión. Desde esta plataforma aseguran que la manera más eficaz de acabar con la pobreza es una renta básica que se reparta a cada ciudadano o ciudadana de forma incondicionada. Aseguran que es económicamente sostenible y que permite luchar contra la precariedad porque no obliga a aceptar un trabajo en cualquier condición. El 1 de enero comenzaba a aplicarse en Andalucía una Renta Mínima Social. Así lo aprobaba el Consejo de Gobierno a mediados de diciembre con una medida que contaba con una dotación económica de 198 millones. Desde el Ejecutivo calculan que beneficiará a unas 45.000 familias. Una cifra que queda bastante lejos de los casi tres millones y medio de andaluces y andaluzas en riesgo de pobreza según la tasa Arope, que es el indicador para medir la pobreza que, en España, realiza el Instituto Nacional de Estadística.


DE ESTE A OESTE – HÉCTOR RIVERO – Coordinadora Andaluza de ONGD

El 1 de enero comenzará a aplicarse en Andalucía una Renta Mínima Social. Así lo aprobaba el Consejo de Gobierno esta semana con una dotación económica de 198 millones y  desde el Ejecutivo calculan que beneficiará a unas 45.000 familias. Una cifra que queda bastante lejos de los casi tres millones y medio de andaluces y andaluzas en riesgo de pobreza según la tasa Arope, que es el indicador para medir la pobreza que, en España, realiza el Instituto Nacional de Estadística. Héctor Rivero, presidente de la Coordinadora Andaluza de ONGD, denuncia que esta situación ha crecido desde el comienzo de la crisis. Desde la CAONGD afirman que la Renta Mínima de Inserción Social se queda corta para atender una realidad tan extendida y cronificada.


DE ESTE A OESTE – ROSA BERGES – CCOO Andalucía

Desde CCOO, la secretaria de de Políticas Sociales y Migraciones en Andalucía, Rosa Berges, cree que la norma es poco ambiciosa y señalan que el dinero presupuestado es insuficiente para hacer frente a la realidad de pobreza extrema que existe en Andalucía. Fue la organización impulsora de esta renta mínima y considera que, a pesar de no estar bien dotada presupuestariamente, es un importantísimo avance en cuanto al reconocimiento de derechos. La brecha de la pobreza se sitúa en Andalucía en un 32,3 por ciento, lo que significa que las personas pobres necesitan de media un suplemento de ingresos de más del 30 por ciento para poder salir de la pobreza y la exclusión.


Hemeroteca OLA

CONOCE NUESTROS PROYECTOS: